Actualidad
SALUD • ALIMENTACIÓN • BIENESTAR • SOSTENIBILIDAD
Bacalao: Diferentes tipos y cómo diferenciarlos

Con la llegada de una nueva estación, solemos dar paso a una serie de costumbres y hábitos que se repiten una y otra vez cada año. Esto mismo sucede con nuestra gastronomía. En nuestro país, gozamos de la gran suerte que en cada comunidad, localidad o región nos podemos encontrar un sinfín de costumbres y tradiciones especiales por cada festividad.

Con la llegada de Marzo, le damos la bienvenida al periodo de pascua, por lo que se nos ocurren un montón de platos típicos en el periodo previo a Semana Santa. Para nosotros, el protagonista indiscutible es nuestro bacalao.

El bacalao, uno de los protagonistas de cada Pascua.
El bacalao, para los que aún no lo sepan, es uno de los pescados más apreciados y consumidos desde la antigüedad. Tradicionalmente, este pescado era conservado en salazón, lo que permitía su traslado de una ciudad a otra sin que este manjar se echase a perder a lo largo de cada viaje. En la actualidad, forma parte de nuestra gastronomía y a nosotros nos encanta, los podrás encontrar en el mercado, supermercados o tiendas de barrio de diferentes maneras:

· Bacalao Salado al Estilo Tradicional. es un bacalao curado en sal que se presenta a granel o envasados en bandejas y que debe ser desalado antes de su consumo.
· Bacalao desalado. En este caso es un bacalao que se conserva refrigerado o ultracongelado, salado en su origen y posteriormente desalado para que el consumidor disponga de un producto listo para consumir.
· Bacalao en su punto de sal. Es un producto que se presenta principalmente congelado y en este caso nunca ha sido secado ni curado de forma tradicional. Al bacalao se le añade un punto de sal, apto para cocinar en el momento sin tener que desalar como ocurre con el bacalao salado.
· Bacalao fresco. En este caso el producto nunca ha sido salado ni desalado, se presenta fresco en los lineales de las pescaderías o en la sección del congelado.
Con esta gran variedad, el dilema surge entre el bacalao desalado y el bacalao en su punto de sal ¿cuál comprar? ¿qué diferencias existen entre ambos? Son preguntas que nos gustaría aclarar a los consumidores.

Diferencias entre el Bacalao desalado y Bacalao punto de sal.
Cuando acudimos al mercado, podremos encontrar el bacalao de muchas formas diferentes entre ellas: en su punto de sal o desalado. En la teoría es muy fácil pero… ¿sabrías diferenciarlos?
De la mano de nuestros amigos de Anfabasa, sabemos muy bien que lo primero que debemos de saber es que el bacalao en su punto de sal no es lo mismo que el bacalao desalado, cada uno lo emplearemos según el tipo de receta que vayamos a preparar.
Lo primero que debemos saber es que el bacalao desalado tiene una textura más firme y tanto su aroma como el sabor son más intensos ya que cuenta con las características propias de su curación en sal y su posterior desalado. Por el contrario, si tenemos que hablar del bacalao en su punto de sal, éste no ha sido curado sino que se le ha añadido un punto de sal en el proceso de fabricación, es un producto listo para consumir, su carne resulta más tierna y su sabor más suave.

Aspectos claves para diferenciarlos
Una vez entendidas las diferencias, cuando acudimos a un punto de venta, pueden surgirnos dudas a la hora de reconocer uno u otro. ¡No pasa nada! Esto es algo totalmente normal y por ello nosotros hoy queríamos dedicar un artículo especial a este manjar, para conocerlo más a fondo y de esta forma, disfrutar de cada uno de ellos como se merecen.

¿Cuáles son los aspectos claves para diferenciarlos?

Lo primero, y aunque puede parecer obvio, tal y como nos cuentan nuestros amigos de Anfabasa, es que nos fijemos en su etiquetado. En su envasado, debe de aparecer especificado el tipo de producto que estamos comprando.
También, otro aspecto que no siempre es concluyente pero que debemos de tener en cuenta es su color. Normalmente, el bacalao desalado tiene un color blanquecino tirando a tonos más amarillentos. El bacalao en su punto de sal es blanco.
Por último, si nos fijamos en su contenido en agua y proteínas, observaras que el bacalao en su punto de sal contiene más agua y menos proteínas que el bacalao desalado. De hecho, una vez que lo prepares, te darás cuenta que tiende a soltar más cantidad de agua.
Así resulta más sencillo, ¿verdad? Con todos estos consejos y gracias a todas las indicaciones que podemos aprender gracias a nuestros amigos de Anfabasa, estamos seguros, que a partir de ahora, te será muy fácil reconocer ambas variedades cuando acudas a tu punto de venta habitual.

Comparte
Noticias relacionadas
¿Qué es la melva? Propiedades nutricionales de la melva
Ver más
¿A dieta? Las sardinas en conservas pueden ser tus aliadas.
Ver más
Vuelta a la rutina, ¿por dónde vas a empezar a cuidarte?
Ver más
¡Estamos de estreno!
Ver más