Actualidad
SALUD • ALIMENTACIÓN • BIENESTAR • SOSTENIBILIDAD
Hábitos saludables: cómo volver a la rutina mejorando tu estilo de vida.

Tras el paso de estos tres últimos años, hablar de salud mental y hábitos saludables se ha convertido casi en un mantra. Hay quién dice incluso que se trata de una moda. Pero la realidad es que todo lo que hemos vivido ha supuesto un antes y un después. Tanto es así que, empezar un nuevo año nos llena de unas ganas inmensas por dejar atrás los malos hábitos y sumarnos a hacer un reset de todo lo que hemos hecho hasta ahora.

Nuestro corazón es capaz de bombear más de 100.000 veces al día, haciendo que nuestra sangre pueda circular por todo el organismo y haciendo que todo funcione correctamente. Pero…¿lo estamos cuidando como se merece? Puedes pensar que sí, pero a veces no somos del todo conscientes, por ejemplo, del número de horas que pasamos sentados en una silla frente a un ordenador, o de cuántas veces a la semana ingerimos alimentos ultraprocesados.

Mantener nuestro cuerpo en buena forma no tiene por qué ser tan complicado, y recuerda siempre que cuerpo y mente siempre van de la mano. Todo está conectado. Por este motivo, desde Ubago, en nuestro afán de cuidarte de la mejor manera posible, queremos compartir con vosotros cuatro tips esenciales para volver a la rutina mejorando tu estilo de vida.

Prioriza tu descanso.
Sí, has leído bien. Prioriza tu descanso, respeta las horas de sueño por encima de todo. Nuestro cuerpo necesita una media de 7-8 horas de sueño para poder tener un nivel de energía normal. Con este número de horas conseguiremos reducir el estrés y ayudaremos a nuestro cuerpo a recuperarse más fácilmente de la actividad diaria.

Controla el estrés.
No, no es fácil y lo sabemos. Tener un trabajo o vida estresante provoca que nuestro cuerpo esté en continua alerta, y esto nos lleva a un cansancio crónico. Para ello, necesitas contar con ciertas herramientas que te ayuden a controlar esos picos de estrés para que, en primer lugar no se convierta en algo crónico, y en segundo lugar, para que el estrés no acabe convirtiéndose en ansiedad. Para ello, necesitarás encontrar esas vías de escape que te ayudarán a evadirte cuando has tenido un día muy estresante: pueden ser desde hacer una lectura tranquila; salir a pasear; no hablar de trabajo con tus seres queridos; practicar deporte… ¡Encuentra tu vía de escape y ponla en práctica!

Mantén una dieta equilibrada y variada.
Lo sabemos, esta frase tan repetida para nosotros es casi como un lema. No nos cansaremos nunca de repetirlo. Y es que, para tener un buen estado de ánimo, la alimentación influye muchísimo. Recuerda que nuestra dieta debe incluir frutos secos, vegetales, frutas, pescado azul como el salmón, la sardina… que son muy necesarias para nuestro día a día. Trata de evitar productos ultraprocesados y limita el consumo de grasas no saludables o alimentos con mucho colesterol y azúcares añadidos.

¡Haz ejercicio!
Hay estudios que aseguran que caminar al menos durante 30 minutos al día durante cinco días a la semana incrementa la esperanza de vida. ¿Increíble, verdad? Y es que, aunque a veces cueste, practicar deporte nos ayuda a reducir el estrés y a mejorar tu estado de ánimo. No tienes por qué apuntarte a un gimnasio, tienes que practicar el deporte que más se adapte a ti y a tus circunstancias. Nunca puede ser una obligación y como suele decirse “querer es poder” y solo hace falta que quieras ;).

Después de explicaros estos cuatro tips básicos, queremos que tú también nos cuentes qué retos vas a poner en práctica para este nuevo año. Recuerda, no lo fijes como un propósito, mantenlo en el tiempo, llévalo a la práctica y nunca lo dejes. La cuestión es que, lo que te propongas te haga ser mejor siempre.

Comparte
Noticias relacionadas
8 Beneficios de la práctica deportiva en nuestro cuerpo.
Ver más
Cinco alimentos con propiedades depurativas para este verano. ¡El último te sorprenderá!
Ver más
5 recetas sanas y fáciles para cuidarte.
Ver más
¿Cómo ponerle freno al estrés?
Ver más