Actualidad
SALUD • ALIMENTACIÓN • BIENESTAR • SOSTENIBILIDAD
Mejora tu concentración en época de exámenes

Febrero: mes del amor, de carnavales… ¡y de exámenes! Y, sino que se lo digan a los universitarios que conocen bien esta época.

Mantener una buena organización de horarios y tiempo de estudio, combinada con un buen descanso, es la mejor opción tanto para combatir el estrés previo a los exámenes como para poder concentrarnos en nuestros objetivos.

Por ello, es imprescindible cuidar nuestros hábitos para mejorar nuestra capacidad de concentración, la cual es clave para ser efectivos a la hora de realizar una tarea y poder memorizar de forma eficiente.

Y es que, los nervios, el estrés, la falta de sueño e incluso la mala alimentación pueden afectar a tu capacidad de concentración y, por tanto, a la efectividad de tu tiempo de estudio.

Te damos 4 hábitos fundamentales para mejorar tu concentración en tiempo de exámenes.

1. Organiza y planifica, tanto el horario de estudio como el lugar donde te sentarás a estudiar. Recuerda mantener ordenada tu mesa y tener a mano los materiales que vas necesitar. Además, te sugerimos poner el móvil en silencio y alejar otras distracciones, para permitirte relajarte y focalizarte en lo que estás haciendo. Hay gente que pone música suave, por ejemplo, para concentrarse de forma más profunda.

2. Descansa bien. Establece una rutina para irte a la cama siempre a la misma hora y dormir el tiempo suficiente. Recuerda también guardar tiempos de descanso y desconexión a lo largo del día, ¿has probado a meditar en casa 5 minutitos al día? Ayudará a desconectar la mente y relajarte durante las horas de estudio.

3. Haz ejercicio moderado, siempre organizándolo dentro de tu horario y acorde a tu condición física. Puedes dar un paseo en bici o caminar por una zona tranquila cerca de casa, nadar, bailar… cualquier actividad es buena, porque generarás endorfinas y, además, despejarte un rato ayudará tanto a tu salud física como emocional, ambas muy conectadas con tu capacidad de concentración.

4. Come bien, una alimentación equilibrada poniendo especial atención en alimentos que ayuden a la concentración y la memoria, por ejemplo, los frutos secos (como las nueces y las almendras), el plátano, el chocolate negro o el pescado azul. Este último, que podemos encontrarlo en el salmón, las sardinas, la caballa y el atún, aportan ácidos grasos omega 3, minerales como el magnesio, calcio, hierro y fósforo (gran aliado de nuestra memoria y capacidad cognitiva), y vitaminas D y B12. Con tan buena combinación, es por ello que siempre te recomendamos añadir pescado a tu dieta de 1-2 veces por semana, para disfrutar al máximo de sus beneficios.

Ya tienes nuestros consejos para mejorar tu capacidad de concentración y cuidar tu memoria, ahora ya solo queda desearte mucha suerte si estás cerca de examinarte.

¿Conoces, además, algún otro consejo para estos momentos? Compártelos con nosotros.

Comparte
Noticias relacionadas
La vuelta al cole: Conoce las cinco recetas que harán que los peques disfruten de comer pescado.
Ver más
5 recetas sanas y fáciles para cuidarte.
Ver más
El origen del salmón ahumado
Ver más
El salmón ahumado, el protagonista indiscutible esta Navidad.
Ver más