Actualidad
SALUD • ALIMENTACIÓN • BIENESTAR • SOSTENIBILIDAD
La importancia de la alimentación en la salud mental

¿Sabías que existe relación entre una dieta pobre y el empeoramiento de los trastornos del estado de ánimo, incluida la ansiedad y la depresión?

Y es que, la alimentación es importante para cuidar, no solo de nuestra salud física, también de la salud mental. Es por eso, que nuestros hábitos alimentarios pueden afectarla de diferentes maneras.

El cerebro es un órgano altamente activo que requiere una cantidad significativa de nutrientes para funcionar correctamente. Los nutrientes esenciales como vitaminas, minerales, grasas saludables y aminoácidos son fundamentales para la producción de neurotransmisores y el mantenimiento de la salud cerebral.

Por ello, la alimentación puede tener un impacto directo en nuestro estado de ánimo. Los desequilibrios en la ingesta de nutrientes pueden contribuir a la irritabilidad, la ansiedad y la depresión. Por ejemplo, la deficiencia de omega-3, vitamina D y ciertos aminoácidos se relacionan con un mayor riesgo de depresión.

Una dieta rica en alimentos procesados, azúcares refinados y grasas saturadas puede aumentar la inflamación en el cuerpo y, a su vez, en el cerebro. La inflamación crónica también se ha relacionado con enfermedades mentales, como la depresión y la esquizofrenia.

Y sí, podemos decir que el intestino y el cerebro están conectados. Por eso, una microbiota intestinal saludable es esencial para la salud mental. Los alimentos ricos en fibra y probióticos pueden promover una microbiota equilibrada, lo que puede influir positivamente en el estado de ánimo y el estrés.

¿Quieres saber qué alimentos pueden ayudar a prevenir la depresión y el estrés?

1. Alimentos ricos en omega-3: Pescados grasos como el salmón, la caballa y las nueces contienen ácidos grasos omega-3 que pueden tener propiedades antiinflamatorias y mejorar el estado de ánimo.

2. Alimentos ricos en antioxidantes: Frutas y verduras coloridas, como las bayas, los tomates, las espinacas y el brócoli, son ricos en antioxidantes que pueden proteger el cerebro de los radicales libres.

3. Alimentos ricos en triptófano: El triptófano es un aminoácido precursor de la serotonina, un neurotransmisor que influye en el estado de ánimo. Alimentos como el pavo, los huevos y los productos lácteos pueden aumentar los niveles de serotonina.
4. Alimentos ricos en vitamina D: La exposición al sol y alimentos como el pescado graso (por ejemplo, la caballa y el salmón) así como los huevos, pueden ayudar a mantener niveles adecuados de esta vitamina, que se ha relacionado con un menor riesgo de depresión.

5. Alimentos ricos en fibra y probióticos: Los alimentos ricos en fibra, como granos enteros y legumbres, y alimentos probióticos como el yogur, pueden favorecer una microbiota intestinal saludable, lo que puede tener un efecto positivo en la salud mental.

Por supuesto, no solo se trata de la alimentación. Mantener ciertos hábitos como rutinas, ejercicio físico y un buen descanso, son clave para cuidar nuestra salud mental. Y siempre que lo necesitemos, pedir ayuda y acudir a profesionales.

Comparte
Noticias relacionadas
¡Estamos de estreno!
Ver más
Este verano, cuida de los más pequeños de la casa
Ver más
Cinco recetas fáciles y resultonas para esta Navidad
Ver más
Alimentos para un detox sabroso y efectivo
Ver más