Actualidad
SALUD • ALIMENTACIÓN • BIENESTAR • SOSTENIBILIDAD
Melva en conserva, una alternativa perfecta.

La Melva es un pescado azul que pertenece a la familia de los Scombridae (como el atún, el bonito o la caballa). Podemos distinguir dos especies, Auxis rochei y Auxis tharard, y aunque no son tan conocidas como sucede con el atún o el bonito tienen mucha fama en el sur de Andalucía donde se consume desde la época romana. En la actualidad, solemos consumirla tanto fresca como en conservas cuya elaboración es 100% artesanal. En uno de nuestros anteriores blog, os hablamos de este preciado pescado azul, por lo que si queréis profundizar sobre él también puedes volver a consultarlo aquí

¿Conoces todos los tipos de melva? Podemos encontrar dos: la melva de almadraba y la melva canutera. Para poder entender bien sus diferencias os la detallamos a continuación:
– La melva de almadraba es la típica que podemos encontrar en el Mediterráneo y tiene una forma que puede fácilmente confundirse con el bonito. Su cabeza es negra o púrpura y su carne es deliciosa.
– La melva canutera suele estar presente en la costa de Huelva a Málaga y tiene una carne muy fina en comparación con la de Almadraba además de poseer un tono blanquecino.

La principal diferencia entre estas dos variedades es su peso y el color de los filetes. La melva tradicional puede llegar alcanzar los 50 centímetros de longitud y un peso de 1.5 kg, mientras que, la melva canutera no llega a alcanzar los 600 gr.

De esta forma, tanto la melva tradicional como la canutera se han convertido en un pescado con una gran versatilidad en la cocina. Durante los meses estivales, la melva en conserva se convierte en uno de esos productos estrella a la hora de preparar nuevas recetas que ayuden a aliviar el calor.

Las propiedades de este pescado ya sea en fresco como en conserva son similares. Este manjar destaca por tener un alto contenido en calcio, yodo, fósforo, magnesio y hierro además de contar con importantes vitaminas como la A, D y B. A su vez, también tiene importantes beneficios gracias a su alto contenido en ácidos grasos Omega-3, los cuales se encargan de reforzar nuestro organismo para prevenir diversos tipos de enfermedades. Como pescado azul, se encarga de potenciar la formación de hemoglobina, una proteína que reparte el oxígeno desde los pulmones al resto de células de nuestro cuerpo para así darnos la fuerza y energía que necesitamos para nuestro día a día.

Nuestras latitas de melva son bajas en grasas y altas en valor energético, son ideales para dar vida a ricos platos y llevar a cabo una buena jornada de ejercicio físico. De esta forma, nuestra melva, a partir de ahora, será tu aliada para preparar deliciosas recetas. ¿Has preparado alguna vez una ensalada de pimientos con melva? ¿Berenjenas rellenas? Las infinitas posibilidades se abren ante ti y a nosotros no se nos ocurre una forma mejor de disfrutar de esta conserva. Te aseguramos que a partir de ahora, una vez que la conozcas, nuestra melva será siempre tu #must en la cocina. Comparte con nosotros tus recetas, ¡estaremos encantados de escucharte! 😉

Comparte
Noticias relacionadas
Cinco aperitivos top para estas fiestas.
Ver más
Este verano, cuida de los más pequeños de la casa
Ver más
¿Qué es la melva? Propiedades nutricionales de la melva
Ver más
¿Se puede consumir el aceite de las conservas?
Ver más