Ensalada

Ensalada de caballa, garbanzos y pimientos asados

19 / 10 / 2018

Comensales

3 raciones

Duración

30 minutos

Dificultad

Fácil

Ingredientes

– Caballa del sur en aceite de oliva
– 2 huevos
– 400 gramos de garbanzos cocidos
– 1 pimiento asado (o 1/2 bote de pimientos del piquillo)
– 2 tomates maduros
– Vinagre de Jerez (o de manzana)
– Sal y pimienta
– Aceite de oliva virgen extra
– Rúcula (o canónigos o brotes tiernos)
– Opcional: semillas de sésamo, de chía o de lino

Preparación

La ensalada de caballa, garbanzos y pimientos asados es una opción sencilla y a la vez rica en nutrientes. La caballa es un pescado azul que cuenta con aceites Omega-3. Por su lado, los garbanzos son unas legumbres que aportan fibra e hidratos de carbono ideales para quienes realicen actividad física. Además, en conjunto, son dos aliados perfectos para luchar contra el colesterol malo, y suman un gran valor proteico. Si a eso añadimos que es un planto bastante sencillo de preparar y que, además, está riquísimo, lo tenemos todo. Así que vamos a ello.

 

  1. Calentamos un cazo con agua. Cuando rompa a hervir, echamos vinagre y sal, bajamos el fuego e introducimos los huevos.
  2. Cocemos los huevos durante 10 minutos exactos, apagamos el fuego y después los pasamos por agua fría para cortar la cocción. Pelamos y reservamos.
  3. Escurrimos los garbanzos, los pasamos por agua hasta acabar con la espuma y los reservamos. (También podemos prepararlos nosotros: para ello, dejaremos en remojo la noche anterior y, si disponemos de olla rápida, tras escurrirlos al día siguiente, los dejaremos cocer unos 20-30 minutos).
  4. Cortamos los pimientos en tiras y los tomates en cuartos.
  5. Escurrimos el aceite de la caballa -que posteriormente podremos añadir a la ensalada- y la reservamos.
  6. Para montar la ensalada, colocamos una base de garbanzos y rúcula (la rúcula puede ser sustituida por canónigos o brotes tiernos– en un cuenco.
  7. Después añadimos los tomates y los pimientos. Aliñamos con sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra y vinagre de Jerez (también puede ser sustituido por vinagre de manzana, ambos contribuyen a facilitar la digestión de los garbanzos). Removemos y, para terminar, colocamos la caballa y los huevos duros cortados -o bien por la mitad o en cuatro partes iguales-.
  8. Podemos coronar con algún tipo de semilla, como las de lino, chía o sésamo.